Jesús

 

Un nuevo Comienzo


Ser salvo es rendirse a Dios y su plan y propósito para nuestras vidas.
Es un cambio de nuestras viejas costumbres y volvernos a Jesús, pedirle perdón por nuestros pecados y recibir una nueva vida en Él.
Romanos 10: 9 dice: "Si declaras con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo".
La salvación es el regalo gratuito de Dios para nosotros y nos convertimos en sus hijos.
Es una aceptación irrevocable en la familia de Dios y es un empoderamiento para vivir la vida plena con el propósito de reflejar a Dios al resto de su creación.
Si no estás seguro de si tiene relación con Dios o si sabe de hecho que necesita a Jesús en su vida, puede elegir seguirlo en este momento haciendo una pequeña oración.

Querido Jesús, oro esta oración porque sé que he hecho mal al vivir sin Ti. Me arrepiento y creo que me perdonarás. Acepto tu amor y gracia para mí y te pido que seas mi Señor. Yo te recibo como mi Señor y Salvador, escribe mi nombre en el libro de la vida y ven a vivir en mi corazón para siempre. En el nombre de Jesús, amén.

¡Felicidades! Orar estas palabras con un corazón entregado a Jesús es el comienzo del viaje más importante que jamás emprenderás: el viaje para seguir a Jesús. Háganos saber si acaba de comprometerse con Jesús y si hiciste esta oración con este sencillo formulario.

     
     

    ¿Quién es Jesús?

     
     
     
     
     

    "En esto hemos conocido el amor de Dios, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros"
    Romanos 5:8

     
     
     
     

    ¡A Jesús le importas!

     
    ¿Jesús se preocupa por ti? ¡Claro que sí!
    ¿Cómo sabemos esto? A menudo nos descalificamos del amor de Dios debido a nuestra historia, nuestros fracasos y nuestras deficiencias. El pecado nos ha separado de Dios y nunca podremos compensar nuestro pecado mediante la superación personal o las buenas obras.
    Entonces, ¿cómo podemos aceptar lo que no hemos ganado? La Biblia dice que nada en toda la creación puede separarnos del Amor de Dios que está en Cristo Jesús, nuestro Señor. Y aceptar el amor de Dios es confiar en su actitud paciente, indulgente y amable hacia nosotros. Solo Él tiene el poder de liberarnos de la culpa, la vergüenza y la condena, para darnos una vida de integridad.
    Todo lo que tenemos que hacer es recurrir a Él.
     
     
     
     

    "Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros."
    1ª Pedro 5:7

     
     
     
     
     

    Una de las mejores maneras de conectar es venir a la iglesia.


    Como iglesia local, tenemos una gran pasión por amar a Dios y a las personas, confiamos en que se sienta como en casa y a gusto. Nuestras iglesias La Casa está llena de gente maravillosa y una comunidad fabulosa, y nos encantaría conocerte más.
    En cualquier etapa en la que se encuentre, le rogamos sinceramente que sienta la presencia, la paz y la bondad de Dios.
     

    Queremos orar por ti

    Envíanos tu petición de oración o compártenos tu testimonio